RECORDANDO A SALVADOR SANCHEZ “CHAVA”

Salvador Sánchez es sin duda uno de los Boxeadores más grandes de la historia. Sin embargo, debido a la brevedad de su carrera, es a menudo olvidado o ignorado por los historiadores. Después de revisar sus logros, es difícil negar que el ex titulado peso pluma de la CMB desde 1980-82 merezca un reconocimiento.

Salvador Sanchez

Foto promocional de Salvador Sánchez para su pelea contra Azumah Nelson

En un periodo de siete años como profesional, Sánchez acumuló un récord de 44-1-1 (32), aun más notable en su carrera fueron sus nueve defensas de título contra extraordinarios oponentes en un lapso de dos años y medio. Derrotó por nocaut técnico en el asalto décimo tercero a Danny “Coloradito” López, Sánchez defendió contra Rubén Castillo, 48-1 (26); Hubo la revancha contra López; el invicto Patrick Ford 15-0 (10), con una estatura de  6 ‘ 1 “; el duro Juan La Porte, quien después pasó a ser un campeón; el contendiente número uno y campeón Europeo, Roberto Castañón, 43-1 (24); el artista del  nocaut e invicto, Wilfredo Gómez, 32-0-1 (32); Pat Cowdell; Jorge García; y el  tres veces campeón, Azumah Nelson.

Sánchez rompió las barreras para los boxeadores de peso ligero, ganando millones de dólares. La defensa del su título contra García fue la primera pelea de la división peso pluma televisada por HBO. Para demostrar cuanto fue respetado Sánchez como boxeador, compartió honores como “Boxeador del año” con Sugar Ray Leonard en 1981 — en el año en que Leonard noqueó a Tommy Hearns. También fue una  figura popular dentro y fuera del ring. En mayo de 1982 Sánchez  trabajó con un grande de la salsa, Rubén Blades, en una película llamada “The Last Fight (la última pelea)” (que más tarde fue dedicada a su memoria).

El 12 de agosto de 1982, a la edad de 23 años, la vida de Sánchez fue trágicamente cortada cuando fallece en un accidente automovilístico, después de pasar  una noche con amigos Sánchez conducía su Porsche 928S camino a su casa y fue embestido por un camión en la carretera Querétaro/México. Inquietantemente, Sánchez tenía a menudo premoniciones de su propia muerte. Hacía comentarios con las personas mas cercanas a Él,  sobre no vivir una larga vida y también les comento de la forma en que quería que fuera organizado su funeral. El cual se celebró en su ciudad natal Santiago Tianguistenco, más de 50.000 personas se presentaron a brindarle su respeto.

Cada año en el aniversario de su muerte, Santiago Tianguistenco, México, Organiza una celebración que dura cuatro días en honor a su vida y a sus logros.

En su juventud, Sánchez era un fanático de la lucha libre, que fue y es aún muy popular en México, su gran amigo José Sosa, lo llevó a un gimnasio de boxeo y pronto se enamoró del deporte. A la edad de 13 años, Sánchez empezó a pelear como aficionado, tuvo nueve peleas (todas ganadas), pero Sánchez estaba deseoso de convertirse en profesional, lo que hizo en 1975. Inicialmente contra la voluntad de sus padres los cuales se oponían a la decisión de Sánchez de convertirse en un boxeador profesional, pero eventualmente aceptaron su decisión y le brindaron todo su apoyo; en cada una de sus peleas, su madre pegaba  una cruz hecha de una rama de palma dentro de sus zapatos, como símbolo de triunfo, esta práctica es muy utilizada en la religión cristiana.

Siempre con una muy buena condición física Sánchez corría de ocho a 10 millas en las montañas, seis días a la semana. Le gustaba entrenar en el rancho, con instalaciones de entrenamiento al aire libre, incluso durante el caluroso verano con unas temperaturas que alcanzaban los 100-grado. Un miembro de su equipo, el Dr. Valenzuela, perfeccionó una técnica donde  Sánchez podría hacer sparring de  rondas de cinco minutos, y regresar su ritmo cardiaco a la normalidad en 45 segundos de descanso.

Sal avoids a hook

Salvador Sánchez evita un gancho izquierdo de Nelson

Después de que Sánchez detuvo a Castañón en una ronda de 10 asaltos, se comenzaron a establecer las negociaciones para una mega pelea contra el artista de nocaut Wilfredo Gómez, quien, hasta el día de hoy, es ampliamente considerado como el mejor boxeador puertorriqueño de todos los tiempos. Sánchez gano muchos fanáticos y seguidores en  las dos victorias sobre el emocionante López, , pero fue el combate contra Gómez que hizo de Sánchez una “SUPERESTRELLA”.

Queriendo permanecer activo, Sánchez tomó una pelea de 10 asaltos (no fue por campeonato, ni cinturón) contra Nicky  Pérez tan sólo cinco semanas antes de que se  enfrentara a Gómez. Por estándares de hoy, Pérez, 50-3 (26), no fue una pelea de preparación, pero Sánchez gano con facilidad por decisión en un ronda de 10 asaltos. Después de que fue anunciado el resultado, Gómez entró en el ring y se puso a discutir y a  empujarse con Sánchez para ayudar a promover la pelea.

Salvador SanchezGómez fue el único boxeador  al cual  Sánchez  le tenía un gran coraje y la pelea se convirtió en algo personal. Antes del gran encuentro, Gómez a menudo le  faltaba el respeto y lo ridiculizaba públicamente. La viuda de Sánchez, Teresa, recuerda que Sánchez le dijo, “le voy a dar una paliza que va recordar por el resto de su vida”, y cuando la pelea terminó, Gómez  terminó con el pómulo fracturado y ambos ojos hinchados y totalmente cerrados. Parecía que Sánchez podría haberlo acabado en el octavo asalto, pero tal vez quería prolongar el castigo que Gómez merecía.

Su pelea en el  Madison Square Garden, el 21 de julio de 1982, sería la última pelea de su carrera. Azumah Nelson, 13-0 (10), fue un reemplazo de último momento, traído dos semanas antes del combate, cuando el oponente el colombiano Mario Miranda  tuvo que salirse de la pelea por una lesión. Nelson era un desconocido y no se esperaba que le diera mucha batalla a Sánchez. Esta resultaría ser  la lucha más difícil de su carrera, aun así Sánchez fue capaz de detener a Nelson en la décima quinta ronda.

Uno de los grandes en la división peso pluma de todos los tiempos Willie Pep estaba presente esa noche y quedó impresionado con Sánchez, diciendo: “Me alegra que no estuvo en mi época.”

Había planes de mover a  Sánchez a peso ligero para enfrentarse a Alexis Argüello, después de una revancha programada contra La Porte. De acuerdo al abogado de Sánchez, Juan José Torres Landa, quien manejaba las negociaciones previas al combate, Argüello, quien tuvo problemas con sus movimientos, realmente no quería enfrentarse a Sánchez, Argüello sabía que tendría problemas con el estilo del Mexicano. La pelea estaba lista para firmarse, pero nunca fue finalizada. Sánchez tenía planes de retirarse después de la pelea contra Arguello e ingresar a la universidad para estudiar medicina y convertirse en Doctor.

Las únicas manchas de su carrera incluyen una pérdida de decisión dividida y un empate, contra Antonio Becerra y Juan Escobar respectivamente. Después de dos  empates en 1978, Sánchez cambió su equipo y contrató al entrenador Enrique Huerta, quien le ayudó a la transición de pasar a ser un boxeador de golpe  a un boxeador de golpe con técnica.

Hoy en día, la madre de Sánchez, María Luisa, todavía vive en Santiago Tianguistenco y administra un salón de belleza con su hija Paula. Teresa, quien nunca se volvió a casar, es maestra y también tiene un negocio de ropa. La casa que pertenecía a Salvador y su viuda permanece exactamente igual a como la dejo Salvador antes de morir, configurada como un monumento conmemorativo. Sus dos hijos son adultos; Christian es un experto/intérprete de lenguaje y Omar es un abogado. Sin embargo, la fortuna que Sánchez acumulo a lo largo de su carrera de boxeo misteriosamente desapareció y su familia nunca pudo beneficiarse de ella después de su muerte. Pero desde entonces, Grant Elvis Phillips, propietario de la línea de equipos de boxeo Grant Boxing, ha ayudado financieramente a la familia de Sánchez. Phillips es también el propietario de los derechos en todo el mundo del nombre y la semejanza de Salvador Sánchez y está trabajando en crear un museo con una extensa colección de recuerdos de Sánchez. Hay una película y  varios proyectos interesantes en las etapas de planificación.

Sánchez fue propiamente incluido en el Salón de la Fama del boxeo en 1991.

Fuente: salvadorsanchez.com/

You may also like...

2 Responses

  1. .

    […] en uno de sus excelentes artículos “El Boxeador Perfecto”, sin embargo, pese a Chava tener un lugar bien ganado en la historia boxística, no lo incluyo en este listado debido a que […]

  2. .

    […] 9.- Salvador Sánchez: […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *