FDB plus

Barney Ross “El arte de morir de pie”

 

“Gané el título sobre el cuadrilátero y allí voy a perderlo, no abandonare…”

En el infinito cosmos del boxeo existen estrellas opacas, esas estrellas que están ocultas del firmamento de la gloria, las razones pueden ser diversas, van desde estilo de pelea hasta falta de carisma. Una de esas luminarias ocultas es Barney Ross (72-4-3, 22 KOs). Descendiente de judíos, representaba el espíritu de las masas que recién colonizaban USA; fue el tercer boxeador en ser campeón en tres divisiones (detrás del legendario Bob Fritzsimmons y Tony Canzoneri).

Cuándo se habla de gallardía y más aún de resistencia el nombre de Ross debe ser mencionado, fácilmente se puede considerar como uno de las diez mejores mandíbulas de la historia, a pesar de haber enfrentado fieros pegadores nunca perdió por KO/TKO/RT/DQ… Es más nunca visitó la lona, su tolerancia inhumana al castigo combinado con una defensa eficiente, un jab educado, estamina, ataque constante y régimen de entrenamiento hicieron de Ross lo que fue.

Barney RossEl 23 de junio de 1933 enfrenta a la leyenda Tony Canzoneri arrebatándole los cintos de peso ligero y welter Jr. por decisión mayoritaria (como sospecharan Canzoneri tenía cintos de dos divisiones en su haber), luego de varias defensas (no precisamente de los dos cintos a la misma vez) el 28 de mayo de 1934 conquista su tercera división al derrotar a Jimmy McLarnin por decisión unánime y hacerse con el cinto de peso welter, le vieron lograr la gesta la cantidad de 60 mil espectadores.

El tiempo peor enemigo de todo atleta tampoco perdona a los valientes, la última pelea de Ross para ponerlo aún más difícil fue contra uno de los mejores cinco boxeadores de la historia “el halcón homicida” Henry Armstrong (31 de mayo de 1938). Ante la adversidad Ross fue campeón hasta el final; un Armstrong muy superior, estaba dándole una cátedra en muchos aspectos menos en coraje y determinación, en cierto momento su esquina (la de Ross) le suplica que se rinda, que detendrán la pelea, Ross responde con una frase que le convirtió de humano en leyenda: “gané mi título sobre el ring y allí voy a perderlo, no abandonare” Así fue soportó el castigo por quince asaltos de infierno pero mantuvo su convicción.

Enfrentó rivales como: Henry Armstrong, Cameron Walter, Tony Canzoneri, Jimmy McLarin, Battling Battalino, Ceferino García, etc… Cómo curiosidad varias de sus peleas tuvieron de referí al mismísimo Jack Dempsey. Luchó en la segunda guerra mundial pero a diferencia de otros campeones no actuó cómo celebridad, en lugar de solo dar charlas y exhibiciones prefirió combatir en el frente de batalla, esto la valió ser condecorado.

Muere un 17 de enero de 1967.

Por: Jorge Benítez
 Twitter: @Berserk_pain
© Copyright by frasesdeboxeo.com

Related posts

JEYVIER CINTRÓN SE ENFRENTARÁ AL NICARAGÜENSE MARVIN SOLANO

DE LA HOYA: “QUIERO VERLO DERROTAR A GOLOVKIN”

SAMMITO SANTANA Y ABNER ‘PIN’ COTTO CUMPLEN CON PESO PARA SU PELEA