EL DÍA QUE SORPRENDIERON A BERNARD HOPKINS

ESCRITO POR NICOLLE SANTANA

Han pasado diez años desde que se enfrentaron Joe Calzaghe y Bernad Hopkins en lo que fue una esperada batalla para competir por el título de la categoría de peso semipesado.

Calzaghe fue campeón durante 10 años y 11 meses en el peso mediano con 20 defensas por el título; por su parte Hopkins triunfó en la categoría de peso mediano por 10 años y 3 meses, lo que produjo un récord de 20 defensas por ese título. Ambos a lo largo de su carrera se ganaron el apodo por el cual serían siempre reconocidos. Calzaghe obtuvo el de “Dragón Italiano” y Hopkins el de “El Ejecutador”.

En diciembre de 2007 durante un viaje que Calzaghe realizó a Las Vegas para apoyar a su amigo Ricky Hatton; se llevó a cabo una reunión donde ambos contrincantes se encontraron e intercambiaron ciertas palabras en una rueda de prensa y antes de que esta finalizara Hopkins afirmó “Nunca perderé contra un blanco”. Esta actitud fue un importante paso que se consideró trascendental para asegurar lo que ahora iba a ser una controversial pelea.


“Pensé que era algo genial porque al final del día hizo que la pelea ocurriera” dijo Calzaghe a RingTV.com. “No me ofendió; blanco, negro, azul, verde, un luchador es un luchador… Nada me sorprendería con Bernard. Tan pronto lo dijo supe que la pelea estaba hecha”.


Luego de estas opiniones por parte de ambos boxeadores finalmente se llegó a un acuerdo para que se realizará la pelea que se celebró el 19 de abril de 2008, y tuvo lugar en el Thomas & Mack Center en Nevada, Las vegas. Este encuentro fue bautizado como “La Batalla del Planeta”.

Durante la preparación física previa se pudo ver a un Calzaghe decidido a ganar y demostrar que podía con el reto que decidió asumir luego que meses antes de la pelea se diera la disputa. “Esa es la única pelea que quería levantar en la mañana”, dijo Calzaghe. Siempre el objetivo fue obtener el título de campeón mundial de dos pesos y sabía que sería capaz de hacerlo.

Cuando finalmente llegó el día del esperado encuentro, ambos hombres cruzaron su camino varias veces y antes de iniciar la pelea, Hopkins frente a Calzaghe dijo: “Voy a reventarles las costillas” a lo que el adversario le respondió: “Escúchenme viejo, mírenlos, son más viejos que yo, les romperé las costillas”.


“Fue bastante divertido porque a Bernard le gustan sus juegos mentales y él estaba diciendo cosas y yo le devolví la sonrisa. No pudo intimidarme “, dijo Joe


Calzaghe. Lo que había iniciado como el acuerdo de una pelea se convirtió en un desafío personal. “Tengo que darle crédito, me desafió”, admitió Hopkins. “Es un poco inteligente, pero tenía ese tipo de manera sutil y seca porque no lo dijo en voz alta, lo dijo en un tono suave, pero lo dijo como si lo dijera en serio”. Una vez subieron al ring se demostró la determinación de ambos contrincantes por derrotar al adversario.

Durante el primer asalto Calzaghe fue derribado con un derechazo que provocó que sufriera un pequeño corte en la nariz; en la segunda vuelta, el árbitro Joe Cortez advirtió a ambos boxeadores por golpearse repetidas veces detrás de la cabeza. Al quedar en evidencia el estilo de la peles, Cortez pidió a ambos luchadores que se acercaran al centro del ring, esto motivado a que ambos cometieron faltas y debían de ser precavidos.

Al inicio del combate, Calzaghe no tuvo la oportunidad de mostrar su velocidad de mano y combinaciones y cada vez que éste intentaba aproximarse, Hopkins lo asfixiaba y le daba un fuerte golpe. Pero luego para los últimos episodios fue el mismo Hopkins quién pareció bajar la velocidad y fue cuando su contrincante aprovechó para golpearlo.

El árbitro le otorgó 5 minutos de descanso a Hopkins para reponerse y él tomó el tiempo por completo y manifestó que el último golpe fue un “golpe bajo”… “Sacudió mis partes íntimas de la copa, por eso Joe me dio 5 minutos”. Ante esta acción, Calzaghe saludó al público con un gesto de incredulidad y los fanáticos lo abuchearon al momento y otros creyeron que era una actuación por parte de Hopkins.

Para el onceavo asalto, Hopkins volvió a quejarse pero Cortez ignoró la petición y así continuó la pelea y de la misma manera finalizó.

Calzaghe recibió una victoria por decisión dividida: Chuck Giampa y Ted Gimza se alinearon con Calzaghe 116-111, 115-112, mientras que la jueza, Adelaide Byrd, anotó a favor de Hopkins por 114-113.


Los resultados finales fueron:

Round 1: 10-8 Hopkins

Round 2: 10-9 Calzaghe Total: 19-18 Hopkins

Round 3: 10-9 Hopkins Total: 29-27 Hopkins

Round 4: 10-9 Calzaghe Total: 38-37 Hopkins

Round 5: 10-9 Calzaghe Total: 47-47

Round 6: 10-9 Calzaghe Total: 57-56 Calzaghe

Round 7: 10-9 Calzaghe Total: 67-65 Calzaghe

Round 8: 10-9 Calzaghe Total: 77-74 Calzaghe

Round 9: 10-9 Calzaghe Total: 87-83 Calzaghe

Round 10: 10-9 Hopkins Total: 96-93 Calzaghe

Round 11: 10-9 Calzaghe Total: 106-102 Calzaghe

Round 12: 10-9 Calzaghe

Total: 116-111 Calzaghe (9-3)


Luego de terminado el combate, Calzaghe llamó a Hopkins uno de los peleadores más duros con los que se haya enfrentado. “Sabía que esto no se vería bien esta noche; es tan incómodo, me dio algunos buenos golpes. No fue mi mejor noche, pero gané la pelea” (…) “El título mundial en una segunda división y una victoria en América es la guinda del pastel de mi carrera”.

Por su parte, Hopkins mostró molestia porque según él le robaron una clara victoria por puntos. “Realmente siento que llevé al chico a la escuela. Siento que lo obligue a pelear mi pelea, no la suya. Quería que se topara con mis tiros. Creo que lo hice hacerlo, y creo que lo hizo parecer bastante fácil. Creo que controlé el ritmo y controlé la pelea”.

Diez años después de ese emocionante encuentro, ambos se mantienen amistosos cuando coinciden y han admitido que tienen respeto por el otro, al que consideran su único rival.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *