FDB plus

Esteban De Jesús. ¡El estelar ignorado!

Muy nombrado en los foros donde se hace mención a púgiles de los años 70s y 80s, su nombre muy ligado al de campeones Ligeros y Superligeros de la época, muy desconocida su trayectoria y opacada por la fama de otras figuras que posteriormente brillaron en la “Era Comercial del Boxeo”, y para la generación actual de boxeófilos un total desconocido, aún siendo De Jesús considerado por quienes le conocieron, le vieron y por quienes hemos indagado en su carrera como uno de los 10 mejores púgiles de la Isla del Encanto.

No profundizaré en la carrera amateur de Esteban De Jesús porque de la misma son escasos los datos que se disponen; se recuerda que como boxeador amateur en 1967 derrotó en Venezuela al Armando “Mono” Mendoza, a quien luego derrotaría en el campo profesional, y mucho se habla -datos que no tengo confirmados- de que De Jesús participó representando a Puerto Rico en los Juegos Panamericanos de Winnipeg en 1967.

“Vita” como era apodado, salto al profesionalismo en febrero del 1969 derrotando en su natal Puerto Rico ante El Tanta, sus primeros cuatro combate los realizó en las 130 libras, pasando luego a militar en las 135 libras desde su combate contra Kid Sheffield; realizó casi una veintena de peleas más en su tierra. Su debut profesional en el extranjero fue con una victoria en Venezuela ante el local Armando Mendoza, quien a su vez enfrentara a varios retadores mundialistas e excampeones del mundo. Para esta etapa de su carrera en entrenador de De Jesús era Gregorio -Goyo- Benítez, padre y entrenador de Wilfredo Benítez, quien fungía como sparring de De Jesús y años después se convertiría en un tri campeón mundial y una leyenda del boxeo.

En Puerto Rico se dio a conocer tras derrotar a Josué Márquez por el título nacional Peso Ligero, el cual defendería dos veces de manera exitosa ante el mismo Márquez y tras una gira de varias peleas en Venezuela, derrota al cuatro veces contendor mundialista Leonel Hernández, pero su primera derrota le llega por puntos en 10 asaltos ante el ex campeón de los Pesos Pluma, Antonio Gómez.

Tras recuperarse de este revés, De Jesús logró algunas victorias de importancia, entre ellas ante Doc McClendon y ante el cubano Ángel Robinson García, quien junto al puertorriqueño Cocoa Kid son los caribeños con mayor número de peleas profesionales realizadas con más de 200 cada uno.

El momento cumbre de la carrera de De Jesús llega el 17 de noviembre del 1972 en el Madison Square Garden de Nueva York, siendo ya rankeado como número 1 de la AMB en las 135 libras. El título estaba en poder del invicto nuevo campeón, el panameño Roberto “Rocky” Durán, quien tras una pelea preparatoria ante antiguo rey de la división, Carlos Ortiz, que sería la semiestelar del combate entre Ali y Patterson el 20 de septiembre pero que a última instancia no se dio, y en su lugar enfrentó en Panamá al mexicano Lupe Ramírez el 28 de octubre, estaba supuesto a defender por vez primera su título ante De Jesús. La pelea fue la estelar de una cartelera donde también participaría Vilomar Fernández contra uno de los Benítez de Puerto Rico.

Durán se presentó con 137.5 libras contra las 138 libras de De Jesús, por esa razón la pelea se pactó en los Superligeros y se determinó que fuera sin el título ligero en juego. Una situación similar ocurrió en el combate de Micky García contra Juan Manuel López, con la diferencia de que Durán no perdió el título en la báscula, pero ambas peleas tuvieron en común el sobre peso de sus protagonistas por encima de lo reglamentariamente aceptado.

De Jesus lands a right against Duran (1st meeting)

Como el combate Durán-De Jesús I y la posterior rivalidad, se dieron casos similares como el del argentino Pascual Pérez, quien siendo campeón mundial Peso Mosca fue derrotado por el japonés Sadao Yaoita en pleito sin título en juego, y luego en la revancha el campeón se impuso pero ya exponiendo su título, o el caso del italiano Nino Benvenuti, quien siendo campeón Peso Mediano pierde en pelea no titular ante el norteamericano Tom Bethea, pero en la revancha ya exponiendo el título se reivindica con una convincente victoria; con esto no estoy diciendo que esas derrotas de los campeones fueron simples “malas noches”, ya que caería en el error de subestimar las trayectorias y la calidad de los retadores que en su momento vencieron campeones en peleas fuera de títulos. Casos como este hay muchos otros que no valen la pena ser mencionados para no desviarnos del tema principal y de su protagonista, más resulta ridículo y estúpido afirmar que “Duran sabía que iba a perder y por eso no quiso exponer su título esa noche”, tesis que leí de alguno de los detractores de Durán, aun cuando no toman en cuenta que en esa época los campeones acostumbraban hacer muchas peleas fuera de título entre cada defensa y que estas peleas eran de tanta calidad y con rivales tan buenos como los que enfrentaban en sus peleas titulares.

A los 30 segundos del primer asalto, De Jesús con un potente gancho izquierdo volado al mentón, mando a la lona por vez primera al panameño, quien con dificultad se levantó tras el conteo de Arthur Merchante. La pelea fue competitiva, pero fue notoria la superioridad del puertorriqueño, quien merecidamente se llevó la victoria por la vía de la decisión unánime, y al mismo tiempo le daba inició a una trilogía y rivalidad que en esa década fue solo opacada por la protagonizada entre Ali y Frazier. Curiosamente antes de esa pelea Durán había afirmado públicamente que “ni Dios le vencía”.

El triunfo sobre Durán, dio a la carrera De Jesús una dimensión internacional y lo convirtió en ídolo en lugares como Colombia y Venezuela: sus peleas eran televisadas y mucha prensa de esos países se movilizaba a cubrir sus peleas en Puerto Rico o Estados Unidos.

En 1973 derrota por DU al futuro contendor mundialista Ray Lampkin y gana el título Ligero de Norteamérica, el cual defiende ante Lampkin derrotandolo por segunda vez por la misma vía de DU. Se impone posteriormente ante Johnny Gant, Raúl Montoya y Al Foster, derrotando a inicios del 1974 en las 140 libras por KO en 10 asaltos el ex campeón mundial Alfonso “Peppermint” Frazer.

esteban de jesus boxeador puertorriqueño vs. Roberto Durán en encuentro realizado en panamá boxeo. archivo histórico. 03/16/74.

En marzo del 1974 en la revancha contra Roberto Durán celebrada en el Gimnasio Nuevo Panamá, -ahora con el título Liguero en juego- pierde por KO en 11 asaltos, no sin antes haber hecho besar la lona al campeón nuevamente en el mismo primer asalto y con el mismo gancho volado izquierdo al mentón que tan incómodo era para Durán neutralizar. Tras esta nueva derrota vence a clasificados mundiales como los mexicanos Gerardo “El Güero” Ferrat y a Javier “Cachorro” Ayala, para caer nuevamente derrotado en Panamá, esta vez ante el ya legendario Antonio Cervantes “Kid Pambelé” quien defendía su título Superligero y derribó a De Jesús en el primer, decimosegundo y decimoquinto asalto.

La tercera oportunidad mundialista le llega a De Jesús en su natal Puerto Rico el 8 de mayo del 1976 ante el campeón mundial japonés Yuyi “Guts” Ishimatsu Suzuki, quien venía de destronar y vencer en dos oportunidades al mexicano Rodolfo “Gato” González, quien a su vez ostenta con 33 el récord de más KO consecutivos para un púgil latino. De Jesús contando en esta etapa de su carrera con el entrenador venezolano Héctor Luis Criollo y con Angelo Dundee, se impuso por DU en 15 violentos asaltos al nipón, arrebatándole la corona Ligera del CMB, convirtiéndose en el sétimo campeón nacido en Puerto Rico, y dando una tremenda demostración de poder y coraje en el séptimo asalto cuando provocó serias cortaduras al campeón. Para esa época, De Jesús se radicó en Maracay Venezuela junto a la mega-estrella de las 122 libras, Wilfredo Gómez estando ambos en la cuadra del entrenador Héctor Luis Criollo, y era común verlos entrenando en el Teatro Caracas.

El ahora monarca defendió en tres oportunidades su título: derrotó por KO al dominicano Héctor Julio Medina (invicto en 28 combates), al también invicto mexicano Vicente Mijares quien tenía foja de 14-0 y al japonés Buzzsaw Yamabe, a quien le sella el retiro, (recordado por sus peleas ante Masataka Takayama en Japón y ante Alfredo Escalera, ex monarca de las 130 libras).

La tercera pelea contra Roberto Durán fue el pleito de unificación titular, se realiza el 21 de enero del 1978 en la inauguración del Caesar’s Palace de la ciudad de Las Vegas. Este combate es considerado como la mejor demostración de versatilidad y dominio del panameño, la que lo ratificó en la cima de las 135 libras; a Durán se le vio peleando a la media distancia, usando fintas, retrocediendo, peleando al contragolpe y usando estrategias de peleas que ni De Jesús ni el público se esperaban, muy distinta al toro salvaje que enfrentó a Ken Buchanan. Tras este combate el panameño afirmó:

“No puedo borrar mi derrota ante De Jesús, pero con esa victoria puedo decir que borré a De Jesús”.

Este combate fue llamado por la prensa de la época el “KO de Brazos” debido a que Durán ya cuando tenía pleno dominio del combate se dedicó a golpear los brazos de De Jesús para hacerlo bajar la guardia y restarle fuerza a sus golpes. Finalmente De Jesús sucumbió ante ante el poder de la pegada de su adversario en el asalto 12 perdiendo por TKO.

Tras esta pelea, se mantuvo accionando en las 140 libras. Una victoria en pleito eliminatorio ante el ex contendor mundialista, su paisano Edwin Viruet, le abrió las puertas para disputar el título mundial de las 140 libras del CMB en poder de Saoul Mamby.

El combate contra Mamby fue el 7 de julio del 1980 en Minnesota como semifondo de la cartelera que protagoniza Larry Holmes contra Scott Le Doux. De Jesús mostró destellos de su calidad en los primeros asaltos, pero luego Mamby se adueñó de las acciones y dominó por completo el combate, el cual fue detenido en el asalto 13, perdiendo De Jesús por TKO.

Click para ver: Video sobre Esteban De Jesús

Tras la derrota ante Mamby en 1980, De Jesús opta por el retiro de los encordados. En 1981 se vio involucrado en la muerte de un adolescente por lo cual fue condenado a guardar prisión en cadena perpetua. Allí adquirió el virus del VIH al usar agujas contaminadas para inyectarse heroína, aunque se sabe que desde 1976 ya estaba metido en ese mundo.

El Gobernador de Puerto Rico le otorgó a De Jesús un indulto para que sus últimos días los fuera a pasar junto a los suyos ya que su estado físico estaba muy deplorable. Allí recibió la visita de personalidades como Orlando cepeda “Peruchín”, Cheo Feliciano y su antiguo rival “Manos de Piedra” Durán, quien a pesar de los tabúes de la época respecto al sida, no titubeó en acercarse a De Jesús, abrazarlo y darle un beso en la mejilla en su lecho de muerte.

Pocos días después, contando con 37 años, el 12 de mayo del 1989, “Vita” dejaba de existir. La noticia de su fallecimiento corrió como pólvora en Panamá, Colombia, Venezuela y República Dominicana, países donde era muy conocido.

Curiosamente la carrera de De Jesús terminó con 29 años, la misma edad que Wilfredo Benítez y Fernando Vargas aunque por circunstancias distintas. De Jesús, pese a su estatura de 5′ 4½″ (164cm) que corresponde a un Peso Pluma, “era un Peso Ligero natural que por su indisciplina llegó a incursionar en las 140 y 147 libras”, afirmó al autor de este artículo su ex entrenador Héctor Luis Criollo, por su parte, Samuel Serrano, ex campeón Superpluma y quien fue compañero de entrenamientos de De Jesús afirmó que “deberían darle más valor a lo que Esteban hizo en su carrera”. Muchos que presenciaron sus peleas y vivieron su época afirman que “Vita” fue tan cabal y capacitado como otros monarcas que en tiempos más recientes gobernaron las 135 libras, tal como Shane Mosley, Edwin Rosario o Ray Mancini, aunque el puertorriqueño no pudo llegar más alto en su carrera por su problemas de adicciones y por coincidir en una época mucho más competitiva y menos mediática. De Jesús se proyectaba como la figura que llenaría el espacio dejado por Carlos Ortiz en la división de las 135 libras, más pese a no haber llegado al nivel esperado por las razones ya expuestas, The Ring en reconocimiento a su calidad boxística, -desconocida por una amplísima mayoría de los seguidores del boxeo de 1990 hasta la actualidad-. Clasificó a De Jesús en el lugar # 16 entre “Los 20 Mejores Pesos Ligeros” y su nombre figura en el Salón de la Fama Mundial del Boxeo con sede en la ciudad de Los Ángeles.

Por: Rauly Mendez Acosta 
Twitter: @RaulyMendez
© Copyright by frasesdeboxeo.com

Relacionados

“LA VENGANZA DE DURÁN”

Hector Guzman

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Aceptar Leer más