FLOYD MAYWEATHER TAMBIÉN TIENE UN LADO HUMILDE QUE POCOS CONOCEN

Must read




Floyd Mayweather representa una de las figuras más temidas sobre el ring y a pesar de su retiro proesional en 2017, sigue vinculado a este deporte pero más allá de su carrera dentro del boxeo y de presumir todos sus lujos, Floyd tiene un lado amable y humilde del que poco se habla.

Cumplir uno de los sueños de un niño de 10 años, se convirtió en una de sus virtudes más significativas y es que luego de enterarse de la historia de Tommy William Hammond, quien luchó contra el cáncer durante cuatro años, Floyd decidió darle un inesperado regalo al niño; conocer a su boxeador favorito.

Con la ayuda de varias organizaciones estadounidense, Floyd y Taylor lograron conocerse y compartir un día de entrenamiento donde estuvo presente también la familia de Tommy quien lamentablemente falleció al tiempo de este encuentro pero que aún es recordado por Mayweather.




Floyd Mayweather y Tommy Hammonds
Tommy Hammonds cumple su deseo de conocer a Floyd Mayweather

Yo no tengo que ir en vivo y hablar sobre las cosas que hago. No tengo que ir en vivo y hablar sobre familias de las que me hago cargo. Niños que son menos afortunados.

El caso de Taylor Hammond, un niño que tiene cáncer y dijo que su único deseo es conocer a Floyd Mayweather y no es el único niño que pasa por lo mismo y ha dicho que es su único deseo. Taylor vino al gimnasio y me esperó y cuando lo vi, me conmovió porque me recordaba a mi hijo mayor cuando era más joven.

Vídeo Cortesía: Seamos Millonarios

Nos tomamos una foto, me vio boxeando, entrenando, hablando y me hizo tantas preguntas pero nos tomamos una foto que quería publicarla en redes sociales y no podía porque no encontraba las palabras qué escribir.

Todos los días pienso en esto y ayer cuando me desperté antes de llegar al gimnasio, quise llamar a Taylor porque quería pasar más tiempo con este niño y me contacté con su padre y le dije para  ir a GameStopy fuimos y le dije: llévate todo lo que quieres.

Para Floyd este momento junto al pequeño Taylor a quien pudo regalarle alegrias lo hizo entender que “cuando la vida no tiene precio, tu salud es tu riqueza”.

Los deseos de Taylor Hammond estaban escritos en una lista de deseos que planeaba cumplir antes de que llegará el última día de su corta vida, pues los médicos no habían dado un diagnóstico alentador.



Mirar una buena película, ser campeón en un videojuego de carreras, manejar un auto de competición, visitar las instalaciones de Indiana Jones en Disneylandia y conocer a Mayweather”, estos eran sus deseos.

Ad

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ad

Latest article