FDB plus

Los malqueridos pochos

La constitución mexicana dice: “Toda aquella persona que sea descendiente de un mexicano, será considerada como tal sin importar el país de nacimiento (palabras más, palabras menos).”

santacruz pochosEs harto conocido por el mundo boxístico la cantidad y calidad de boxeadores de origen mexicano que han triunfado en este deporte, ejemplos hay muchos: Oscar de la Hoya, Fernando Vargas, “Mickey” García, Jhonny Tapia etc. Pero ¿Qué los hace tan diferentes de los demás peleadores mexicanos? La respuesta en sí, es fácil, pero a la vez muy complicada de explicar. México es un país extremadamente celoso de sus peleadores y sus raíces, es muy difícil que el aficionado mexicano adopte como coterráneo a un “pocho” pero la pregunta es ¿por qué?, la respuesta es simple, “no nacieron en México”.

mickey garcia pochosDigamos que todo empezó fuerte cuando un virtuoso y joven mexico-americano, que fue a los Juegos Olímpicos, (representando a USA por cierto), empezó a ganar títulos tras títulos en la era de la leyenda mexicana Julio César Chávez, hablamos de Oscar De La Hoya, un joven humilde de padres mexicanos nacido en el este de Los Ángeles, California. De la Hoya, de 24 años invicto y mucho más joven que un Chávez en las postrimerías de su carrera acuerdan pelear un 7 de Junio de 1996.

Chávez, ya con una carrera digna de salón de la fama, pero aún vigente, con sólo una derrota en su palmarés en casi 100 peleas, defiende su título de las 140 libras del CMB ante De La Hoya, en lo que se creía sería uno más a la lista, pero la historia fue muy distinta. Un veloz y potente Oscar De La Hoya, abre un tajo enorme en la ceja izquierda de Chávez para bañarlo en sangre y detener el combate en el cuarto asalto, para que Chávez, no pudiera seguir tras tremenda herida.

chavez de la hoya pochosAunque antes de la pelea, se decía que Chávez ya estaba cortado y aun así decidió pelear, no fue consuelo para los millones de Mexicanos que vieron la pelea ese día y quedaron estupefactos al ver al mayor ídolo mexicano bañado en sangre, vulnerable, endeble y sin nada que hacer cuando éste los tenía mal acostumbrados a sólo verlo ganar y arrollar a sus rivales. Pero esto, fue más allá, la celebración de Oscar de la Hoya fue desmedida, hasta obscena, denigrante hacia el público mexicano (al menos así lo tomaron los mexicanos) entonces fue aquí en este punto donde comienza la animadversión hacia el peleador “pocho”. México no olvidaría jamás esta pelea, por el resto de la historia y vería con recelo para siempre a los méxico-americanos.

De la Hoya, trató por todos los medios de ganarse al público mexicano, hasta se naturalizó mexicano, pero el público azteca, jamás le perdonaría aquella tremenda falta de respeto hacia Chávez y a lo largo de su carrera siempre recibió antipatía y caras largas de los aztecas que hasta hoy, no consideran al “golden boy” como mexicano, de hecho hubo muchos que festejaron con júbilo su derrota ante el boricua Tito Trinidad al sentirse de algún modo vengados por aquella pelea.

mickey garcia pochosHoy en día el panorama ha cambiado un poco, peleadores como Mickey García, Leo Santa Cruz y demás, que se les mira el “nopal” a kilómetros de distancia, se han acercado más al fanático mexicano, pero sin embargo, el público sigue creyendo que sólo lo hacen por publicidad y se les sigue considerando como un aparte de los demás peleadores mexicanos. Un aficionado de este país jamás preferirá ir a una pelea de Mickey o de Santa Cruz por encima de una de Salido o Gallo Estrada por ejemplo, y tendrán que seguir luchando a lo largo del tiempo para que el “Pocho” algún día tenga el mismo reconocimiento de México como tales.

Por: Oscar Inzunza
El Pulso del Boxeo
© Copyright by frasesdeboxeo.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Aceptar Leer más