FDB plus

MIKE TYSON, UN BOXEADOR TEMIDO E INTELIGENTE

Con tan solo 20 años Mike Tyson se convirtió en el boxeador más joven de la historia en convertirse en campeón mundial de los pesos pesados al conseguir el título del Consejo Mundial de Boxeo cuando derrotó a Trevor Berbick por nocaut técnico el 22 febrero de 1986 en un evento celebrado en Las Vegas.

Mike Tyson se caracterizó por intimidar a sus rivales sobre el ring, demostrarles rudeza y fuerza durante la pelea, lo que provocó que se convirtiera en un  oponente temido, esto hizo que lo apodaran de distintas maneras ‘Iron Mike’, ‘Kid Dynamite’ (Niño dinamita) y ‘Man on the Planet’ (Hombre en el planeta) siendo más recordado por el primero de ellos.

Desde que caminaba hacía el ring ya se mostraba decidido a derrotar a su rival, su mirada imponente y desafiante le daba cierta ventaja ante sus retadores. Tyson siempre supo lo que hacía y por qué lo hacía, no dejaba ir a su oponente sin antes demostrarle quién era ‘Iron Mike’ Tyson. Estudiaba a cada rival con solo mirarlo, cada movimiento o gesto le indicaba qué tan rudo tendría que ser con él.

Durante sus años como boxeador activo, Mike Tyson no solo demostró ser uno de los más temidos de los pesos pesados sino uno de los más inteligente y él lo sabía “conocía el arte de la artimaña, sabía como vencer a esos tipos psicológicamente antes de subir al ring con ellos”.

“Mantengo mis ojos en él. Luego veo una grieta en su armadura, ¡Boom! puede que uno de sus ojos se mueva y entonces sé lo que tengo. Cuando llega al centro del ring me observa con su mirada penetrante como si no tuviera miedo pero ya cometió ese error cuando miró abajo por una décima de segundo. Sé que lo tengo”.

Su naturaleza humana lo hacía sentir miedo pero su determinación lo convirtió en un hombre fuerte, capaz de disimular ese temor y parecer el boxeador más confiado en la historia del boxeo. Mike Tyson temía perder y ser humillado es por eso que trabajó en su confianza, misma que él dice que reforzaba mientras más se acercaba al ring.

“Cuanto más me acerco al ring, más confianza tengo. Una vez estoy en el ring soy un Dios. Nadie puede vencerme”.

 

Related posts

¡Adiós Ultiminio!

Julio Cesar Chávez opina quien fue el verdadero “devorador de mexicanos”

MARCUS BROWNE ARRESTADO BAJO CARGOS MUY DELICADOS