¡NUNCA TE OLVIDAREMOS SALVADOR: GRACIAS!

Recordado como uno de los mejores prospectos del boxeo en México; su potencial sobre el ring cautivó a la audiencia azteca que siempre siguió de cerca su trayectoria como boxeador profesional. Salvador Sánchez Narváez nació el 26 de enero de 1959 y era oriundo de Santiago Tianguistenco, México.

Inicialmente se inclinó por la lucha libre, pero fue descubierto por Agustín Palacios Rivera quién se atribuyó el trabajo de inculcarle la disciplina del boxeo. Tuvo su debut profesional el 04 de mayo de 1975 en Veracruz contra Al Gardeno a quién le ganó por nocaut. A su corta edad era uno de los mejores peleadores mexicanos libra por libra de la historia.

Llegó a consagrarse campeón de los pesos pluma del Consejo Mundial de Boxeo al noquear a Danny “Coloradito” López en febrero de 1980. Defendió el título mundial en 10 ocasiones, entre ella la revancha con el mismo oponente a quién le ganó el título, “Coloradito” López, y lo volvió a derrotar a través de un nocaut técnico en el decimocuarto asalto.

Su defensa de título más memorable fue la que tuvo ante Wilfredo Gómez el 21 de agosto de 1981; Gómez subió de peso para enfrentarse a Salvador y muchos consideraron este encuentro como la victoria más grande que un mexicano ha tenido ante un puertorriqueño en toda la historia del boxeo. Su última pelea fue ante Azumah Nelson en el Madison Square Garden en Nueva York, Sánchez lo derrotó con un nocaut técnico en el asalto número 15.

Se preparaba físicamente para el que sería su próximo encuentro en septiembre, donde se enfrentaría a Juan Laporte en Las Vegas, pero tristemente nunca pudo celebrarse tal evento. La madrugada del 12 de agosto de 1982, falleció en un trágico accidente automovilístico.

El día anterior a su muerte había decidido viajar a Querétaro a visitar a algunos amigos, decisión que desconcertó a su equipo puesto que siempre viajaba acompañado pero lo aceptaron y vieron cuando emprendió el camino. Durante la noche decidió regresar a Guanajuato, lugar donde se mantenía en entrenamiento, y fue cuándo ocurrió aquel accidente.

En la carretera se topó con un camión que transportaba materiales de construcción y por la velocidad que llevaba, Salvador decidió rebasarlo pero al ir por el carril contrario se encontró con una camioneta; trató de bajar la velocidad para volver a su camino pero la camioneta lo golpeó y lo impacto contra el camión, produciéndose así el fatal accidente. La trágica noticia del fallecimiento instantáneo de Sánchez no tardó en darse a conocer y fueron miembros de su equipo los encargados de reconocer el cadáver.

Su muerte causó profundo dolor en México, los seguidores veían como desaparecía la figura de aquel quien prometía ser el mejor boxeador del país. Su funeral fue televisado en directo en toda la nación. Luego de su muerte sigue haciendo historia; el Festival Salvador Sánchez se celebra anualmente desde 1983, exactamente para la fecha de aniversario del fallecimiento.

Desde 1991 tuvo el honor de ser miembro del Salón Internacional de la Fama del Boxeo. Durante su trayectoria profesional tuvo un total de 46 combates: 44 victorias, 32 por nocaut, 12 por decisión y 1 derrota.

Su legado continúa vigente en el mundo del boxeo y en los recuerdos de su querido México.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *