FDB plus

RODOLFO “CHANGO” CASANOVA, ÍDOLO GRANDE DEL BOXEO MEXICANO.

Una vida fascinante y tristemente célebre, rodeada de fama, fortuna, tragedia y alcohol.

Cuando la radio apenas iniciaba y la televisión no aún existía, la fama de un jovencito que boxeaba con fiereza, con un físico imponente y un poder descomunal fué creciendo de boca en boca de forma relampagueante por toda la república mexicana, su nombre, Rodolfo Casanova “El Neverito De La Lagunilla”. Subía al cuadrilátero ofreciendo espectaculares combates con tan solo 17 años, demoliendo furiosamente a sus rivales.

Comenzó ganando 10 pesos mexicanos por pelea, al mirar el arrastre que tenía, le aumentaron a 50 y al llegar a estelar le pagaban 200, pero después llegaría a ganar miles de pesos y luego dólares americanos.

Rodolfo Casanova, nació el 21 de junio de 1915 en León, Guanajuato, murió el 23 de noviembre de 1980, en un albergue del DF en la colonia de los Doctores a los 65 años de edad, tristemente solo y golpeado por la azarosa vida que llevó, una vida que a pesar que tuvo su gran momento de fama, gloria y fortuna, siempre estuvo rodeada de vicios, ignorancia, excesos, y tragedias. La noche del 22 de noviembre, Rodolfo platicó un rato con sus compañeros del albergue, cenó, unos dicen que unos taquitos, otros que solo frijolitos, se acostó a dormir, ya nunca despertó, al día siguiente sus propios compañeros lo encontraron sin vida.

Siendo los hermanos Casanova muy pequeños, su madre los trasladó al DF con su familia, esto después de la muerte del padre Don Rafael Casanova, quien pierde la vida durante los disturbios de la Revolución Mexicana. Llegan a vivir al famoso barrio de la lagunilla, donde pronto la chamacada del lugar bautizan a Rodolfo y su hermano Carlos, ligeramente mayor que èl, con el apodo de los “Changos”, esto por sus rasgos faciales y por sus brazos largos como los simios. Rodolfo y Carlos se hacen de una reputaciòn de jovencitos habilidosos para pelear, tanto que eran temidos y respetados por los demàs chicos de aquellos rumbos, saliendo victoriosos siempre de los pleitos del barrio y de la escuela, de la cual por cierto son expulsados por rebeldes y peleoneros. Carlos intenta dedicarse al boxeo, pero con no muy buenos resultados, se dió cuenta que no era lo mismo un “tiro” callejero a una pelea de box.

Al mirar a su hermano ponerse los guantes, Rodolfo siente el gusanillo por aprender el deporte, en ese tiempo se dedicaba a vender nieve, contaba con alrededor de 14 años, Rodolfo empieza a entrenar y crece más su pasiòn por el deporte de los puños. Pasado cierto tiempo, su manager le dice que va a tener un combate, que se prepare, emocionado se alista para pelear, es entonces que se da cuenta que su rival va ser su hermano Carlos, se llega el dìa de la pelea, en cuanto suena la campana, Rodolfo se lanza con furia sobre su hermano pròpinandole una severa golpiza, el manager y quienes vieron la pelea, se dieron cuenta que “El Chango” tenía gran futuro y que no sentìa compasión ni por su propio hermano. Recibe su primera oportunidad profesional a los 16 años, el 9 de abril de 1932 en la Arena Nacional de la ciudad de Mèxico, frente a Paco Villa, a quien noqueó de manera fulminante en el 4o round, Rodolfo en ese entonces era presentado como “El nevero de la lagunilla”, ya despuès lo presentarìan como “El Chango” Casanova, pero el mote del nevero también lo llevaría por siempre. Casanova en esa su primera pelea, enseñò el estilo que lo acompañarìa toda su carrera, agresivo, espectacular, incansable y con una descomunal pegada.

El 23 de octubre de 1932 en “El Toreo De Cuatro Caminos”, Rodolfo recibe una gran oportunidad, ya que enfrenta a un boxeador fuerte, experimentado, de renombre internacional, el filipino Diosdado Posadas “Speedy Dado”. Casanova tenìa 17 años y solo 12 peleas, “Speedy” 25 años y 97 peleas, un mundo de diferencia, pero esto no impidiò que Rodolfo con su estilo tosudo, presionando, yendo siempre hacia adelante con furia, propinara un tremendo nocaut en el 4o round al filipino, logrando una gran sorpresa y con esto el reconocimiento nacional e internacional, es entonces cuàndo “El Chango” empieza a ser ìdolo, pero de los grandes.

Casanova ademàs de su espectacular estilo que encantaba al aficionado, era un tipo carismático, tenìa el don de caerle bien a la gente, era del pueblo, de la raza. El pùblico empieza a seguir sus combates, llenando a tope donde se presentaba, arenas, estadios, gimnasios, etc. En los restaurantes cabarets o donde fuera que Rodolfo llegará, era aclamado, mimado, las personas lo llenaban de elogios, los dueños de los lugares no le cobraban, era un honor que “El Chango” los visitara, era un verdadero ìdolo. Enfrentó rivales de una calidad increìble, entre estos se encontraban tipos como Sixto Escobar, Joe Conde, Tony Mar, Henry Armstrong, Juàn Zurita, Freddie Miller, Midget Wolgast, Baby Arizmendi, Kid Azteca, Carlos Malacara, Speedy Dado, etc. Casanova ganó bastante dinero, el cual despilfarraba en largas parrandas, mujeres, joyas autos, propiedades que luego malbarataba. “El Chango” a pesar de su fama, dinero y reconocimiento, tenía complejo de inferioridad, sobre todo con un rival al que enfrentó varias veces, Joe Conde, ante quien Rodolfo agachaba la cara y evadía la miraba, esto por la gran personalidad, galanura y elegante vestimenta de Conde, además que hablaba inglés y esto deslumbraba al “Chango”, sabiendo de esto, Joe Conde durante los combates sostenidos entre ambos, le hablaba en inglés, distrayendo por completo a Casanova, quien perdía la agresividad frente a su elegante rival, tanto que 2 veces lo noqueó de forma efectiva.

A los 19 años se le presenta la gran oportunidad de pelear por el título mundial vacante de peso gallo, en la ciudad de Quebec, Canadá, frente al boricua Sixto Escobar, un boxeador técnico, que no tenía un gran récord y tenía solo 8 ko en su haber. La prensa mexicana y extranjera pensaban que esta pelea sería fácil para “El Chango” y que se traería el título a México, más aún porque Casanova al llegar 3 semanas antes del combate a la ciudad canadiense, daba muestras en sus entrenamientos de estar en gran forma, corría 5 millas diarias, noqueaba a sus sparring, su físico lucía impecable, impresionando a propios y extraños. Pero sucede lo impensable, una noche antes de la pelea, Casanova se escabulle de la habitación, para ir a meterse a un antro de la ciudad canadiense, donde se toma varias botellas de licor, poniéndose una gran borrachera, hasta que es encontrado en la madrugada por parte de su equipo, quienes lo llevan y meten a bañar, le dan café, masajes, sauna, etc, esto para poder disipar los humos del alcohol y ponerlo más ó menos en forma para la ceremonia de pesaje y examen médico, que estaban programados para la una de la tarde, Casanova llega a la ceremonia con dolor de cabeza, una cruda física y moral tremenda, una sed brutal, tembloroso de brazos y piernas, finalmente, “El Nevero de La Lagunilla” logra dar el peso, un poquito pasado de las 117 libras por 116 de Escobar, la pelea es autorizada. Se llega la hora de la pelea y ante el asombro de alrededor de 8 mil espectadores, “El Chango” recibe una soberana paliza de parte de de Sixto Escobar, lo corta en el rostro desde el primer asalto, nunca deja de sangrar, lo manda a la lona por primera vez en su carrera en el 3ero y lo noquea en el 9no, “El Chango” ganó un solo asalto el 8vo. Escobar en gran demostración se proclama nuevo campeón mundial gallo, por cierto el primer campeón del mundo puertorriqueño.

A su regreso a México, Rodolfo se encuentra con la noticia que su novia, comprometida ya para casarse con él, había huído con otro hombre, de ahí pa’l real “El Chango” debido a la decepción le entraría con más rigor a la botella y ya jamás la soltaría, llegando en ocasiones a ser internado en el manicomio “La Castañeda” tristemente célebre lugar de la cd. de México. Rodolfo poco a poco va perdiendo facultades y hundiéndose más en los vicios, aún así todavía era admirado y respetado, tanto que ya retirado, el gobierno y admiradores lo apoyaban, en una ocasión le pusieron una vulcanizadora, en otra un puesto de jugos, otra ocasión el gobierno de obsequió unas placas para taxi, pero “El Chango” al poco tiempo botaba todo para perderse de nuevo en la vorágine del alcohol. La puntilla definitiva para que Casanova se perdiera para siempre.

Fue en 1960, cuando se entera que asesinan a su hijo, Rodolfo Casanova Jr., quien al estar festejando en una cantina su despedida de soltero con unos amigos, es asesinado a balazos por la espalda por Odilón Valencia Rosas, el Zar de los prestamistas de la cd. de México.

En 1945, Raúl de Anda, produce una película considerada una joya dentro de la época de oro del cine mexicano, “Campeón sin corona”, película inspirada en la vida de Rodolfo Casanova. “El Chango” reclama al productor remuneración por ser llevada su vida sin permiso a la pantalla grande, pero mediante argucias legales, le es negado su reclamo a Casanova, esta afrenta le dolió toda su vida.

Casanova falleció en 1980, en un albergue de la colonia doctores de un infarto al miocardio, aunque nunca fué campeón mundial logró ganar tres títulos nacionales: el gallo a Baby Arizmendi; el pluma, a Juan Zurita y el ligero, a Manuel Villa, además sin título de por medio, le dio una repasada al campeón nacional welter, el sensacional Luis Villanueva, “Kid Azteca”.

QEPD uno de los más grandes ídolo del boxeo mexicano, Rodolfo Casanova el famoso “Chango”, el querido “Nevero De La Lagunilla”, el gran “Baby” Casanova.


“BÍceps esculpidos por un Rodin, cuello grácil y duro, un abdomen sin las grotescas estrías del lavadero. Las piernas de Rodolfo tenían la delgadez de los danzantes y sus manos virilmente delicadas, representaban para las doncellas la tibia tersura del amante”… Pino Páez.


Por: Luis Eduardo Arellano A.
© Copyright by frasesdeboxeo.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Aceptar Leer más