El Gallo Estrada ante un reto muy difícil

Por: Carlos Alberto Valenzuela Cabrales

Hoy me desperté más preocupado que entusiasmado, y es que anoche estuve analizando detenidamente la pelea entre Estrada y Rungvisai, y por más que analizo, no veo como Estrada le pueda ganar al Tailandés. Y aunque en el boxeo cualquier cosa puede suceder, veo a un Rungvisai que ha crecido enormidades desde su pelea con Carlos Cuadras.

Desde la misma pelea contra Cuadras empecé a analizar al tailandés y a ojo de buen cubero revisando su récord y algunas peleas que pude encontrar, me dije, no le ha ganado a nadie, se ha visto grande ante rivales limitados y con récords negativos, le había ganado el campeonato del CMB a un Yota Sato de salida y en la que sería la pelea del retiro del Japonés, y de ahí sus defensas las había hecho con peleadores o limitados con récords negativos, o con debutantes, y su último rival antes de pelear con Cuadras venía de perder 6 peleas al hilo 4 de ellas por KO.


Con estos antecedentes dije, es el típico récord inflado y Cuadras debe dar cuenta de él. Pero cuál fue mi sorpresa que a pesar del escenario que le montaron para que viniera a entregarle el título a Cuadras(Le ofrecieron una buena suma para que a pesar de ser el campeón, viniera a la ciudad de México a 2,250 metros sobre el nivel del mar, cuando el Tailandés vive y entrena a nivel del mar..Y por otro lado un Cuadras que entrenó en el Otomí a 3,200 metros SNM) sin embargo, vi a un Tailandés muy sólido y aunque en esos días con una técnica limitada, con una brutal pegada, yendo constantemente hacia adelante y buscando en todo momento noquear a Cuadras. Lo vi perder 3 de los primeros cuatro rounds pero también lo vi ganar terreno en los siguientes y en el séptimo casi pone fuera a Cuadras con un gancho a la zona hepática y el dominio empezó a ser más patente. También vi que a Rungvisai le descontaran un punto sin razón en el tercer round, ya que por las guardias encontradas el cabezazo fue totalmente accidental.

En el octavo y después de un séptimo round con dominio total del tailandés, se produjo otro cabezazo abriendo más la herida del lado izquierdo de la frente y por encima de la ceja, que aunque escandalosa, no significaba mucho peligro. La pelea pudo haber seguido pero la detuvieron los comisionados y la pelea para fortuna de Cuadras se fue a las tarjetas, y la gana Cuadras por puntos, ya que realmente iba ligeramente arriba.

Después de esa “derrota” Rungvisai siguió destruyendo rivales de malos, regulares y aceptables niveles como el del Yucateco Salgado al que noqueó en 4 rounds, hasta que llega la primera oportunidad con Román González. En esta pelea con González, una muy accidentada por cierto por los cabezazos, vi ganar a González por la mínima diferencia en una pelea cerrada. El tailandés aunque ganador ante los ojos de los jueces dijo que no había tenido tiempo suficiente para preparar esa pelea, porque le avisaron con solo 2 meses de antelación.

Para la revancha con el Chocolate, Rungvisai se preparó según el mismo dijo, por casi 4 meses y llegó viéndose muy superior a González la noche de la pelea, en la que no voy a abundar pues ustedes ya saben exactamente lo que sucedió. Rungvisai se vio hecho un monstruo ante un inofensivo Chocolatito.

Román González ha aceptado la superioridad del tailandés y hoy ya no quiere saber más de él.

Ahora vamos con Estrada. Por más que sigo analizando, Estrada no tiene el estilo elusivo que le presentó Cuadras a Rungvisai. Que es como podría ganarle una pelea por puntos al tailandés.

El estilo del Gallo se asemeja más al de Román González que al de Cuadras, y yo creo que si Estrada se le para a Rungvisai a intercambiar metralla, Estrada es muy probable que caiga fulminado al igual que el Chocolate, el Thai, no solo tiene una brutal pegada sino también una quijada de granito y absorbe mucho castigo sin dejar de ir hacia adelante. Estrada desde mi óptica en las 115 libras no tiene más pegada que Chocolate González por poner un ejemplo, a pesar de haber enviado a Cuadras a la lona en el round 10. En los pesos chicos con un golpe bien conectado y sin tanto poder es fácil enviar a la lona al contrincante. El mismo Estrada en las dos peleas ante el Zurdito Sánchez visitó la lona en dos ocasiones.

Estrada tendría que boxearle a Rungvisai toda la pelea, exactamente de la misma forma que le peleó Canelo a Golovkin los primeros 4 rounds, para poder aspirar a ganarle al tailandés por puntos, pero de todos modos El Gallo estará sentado en un barril de pólvora durante todo el combate.

Pero ese no es el estilo de Estrada, aunque no digo que no lo pueda hacer. Lo que si veo es que la pelea de Febrero que por cierto está a la vuelta de la esquina, será un reto muy pero muy difícil para nuestro ex Campeón Juan Francisco Estrada. Ojalá y esté yo equivocado. Nada me daría más gusto que verlo esa noche salir con la mano en alto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *